Samuel J. Castro

TAIPEI

Mi Viaje Al Sur De Taiwan
Samuel J. Castro
(Republica Dominicana)

Mi nombre es Samuel J. Castro, procedente de la Republica Dominicana (Dominicano) y tengo ya siete (7) años residiendo es esta hermosa isla de Taiwán. Fue una calurosa tarde del mes de Agosto que mi esposa y yo, aprovechando ella sus vacaciones en la oficina y yo las de verano en la universidad, decidimos planear un viaje de descanso. El gran dilema era: hacia donde ir? Con tantas exquisitas opciones y lugares tan culturalmente ricos para visitar; por cual decidirnos? Luego de considerar varias opciones, decidimos dirigirnos hacia el sur, específicamente la ciudad de Kaohsiung. Aprovechando la excelente infraestructura y red ferroviaria de Taiwán (Trenes de alta velocidad, Metros, taxis) nos dirigimos a la boletería en la estación central de Taipéi y abordamos nuestro tren hacia Kaohsiung. Sin saberlo, nos estábamos dirigiendo hacia una de nuestra más fascinante aventura cultural e histórica.

Mas rápido de lo que pudimos realizar, 1 hora y 40 minutos, los altoparlantes anunciaban nuestra llegada a la estación de Zuoying en Kaohsiung. No pudimos resistir la tentación y nos dirigimos al “antiguo muro” en Fongshan. Estar frente a dicho muro (cuya construcción data del año 1722) tocarlo, caminar por las calles de Fongshan, hace que las personas se trasladen al interesante pasado de esta ciudad, que en aquel entonces fuese la más rica, haya, en el tiempo de la Dinastía Ching.

Al día siguiente visitamos Yanchengpu, área donde estaba ubicado el antiguo Consejo Municipal de Kaohsiung, donde pudimos pasear por su imponente estructura. Dicha área fuese una vez el centro comercial de Kaohsiung. Luego de ese agradable paseo, fuimos a ver el atardecer sentados en el parque “Ren-Ai”, frente al imponente y seductor “Rio del Amor”, el cual deleita a sus visitantes y los invita a tomarse de las manos, a fundirse en un fuerte abrazo y darse muestras de cariño. En el área, pudimos ver un letrero que decía: “Teresa’s Restaurante, comida latina”.

  • 太魯閣國家公園
  • 雪霸國家公園

No pudimos resistir la tentación y nos dirigimos al local de la Señora Teresa. Las atenciones de la Sra. Teresa, quien es de Bolivia y su esposo Taiwanés, fueron excelentes y nos recomendó visitar “la Bahía de los Pescadores” (Fisherman’s Wharf), un espacio recreativo frente al océano, abierto al público por la Oficina del Puerto de Kaohsiung. El lugar estuvo muy alegre, movido. Varios grupos locales de música rock y otros géneros realizan excelentes actuaciones, bailes y otros tipos de shows, al tiempo que el publico disfruta una buena cerveza, café o té. La noche no pudo terminar sin visitar el mercado nocturno de Rueifong. Un mercado nocturno lleno de exquisitas comidas, accesorios y personas tan amables como lo saben ser la gente del sur de Taiwán.

Fueron unos días, que a pesar de lo intenso, fue relajante, lleno de cultura, historia, buena comida y personas maravillosas.

El resultado final fue un viaje fascinante, fuente de bellos recuerdos, excelentes fotos y una rica experiencia llena de cultura. Prometimos que la próxima vez que tengamos días libres volveríamos a Kaohsiung, pues aun falta mucho por recorrer en esa romántica y Cosmopolitan ciudad.


Samuel J. Castro

Compartir con el mayor número de amigos